Ser feliz es una decisión personal que pasa para empezar por proponérselo, incluso, como propósito para el año nuevo

SILVIA C. CARPALLO | 1 ENERO, 2016 | 07:08 H
12 propósitos para ser un poco más feliz este añoRecuerda que la felicidad es un camino por recorrer no un destino al que llegar.
102
Generalmente el día 31 es un día de mirar hacia atrás, de pensar en todo lo vivido este último año, y en todo lo que nos gustaría haber hecho. Precisamente por eso, la mañana del día 1, además de con resaca, nos levantamos con ganas de afrontar nuevos retos, de cumplir nuevas ilusiones. La mayoría de la gente lo resume en apuntarse a inglés y al gimnasio, pero quizás, esta mañana lo que debas proponerte no es mejorar tu línea ni tu manejo de idiomas extranjeros, sino cambiar ciertas rutinas para conseguir el mejor de los objetivos: ser un poco más feliz en este año que empieza.

Para ello hemos pedido a dos expertas que nos den sus 12 propósitos para empezar con buen pie este 2016:

1. Haz tu mapa del tesoro: La primera idea que propone la psicóloga Silvia Congost es pararnos a pensar cuáles son los objetivos que queremos cumplir este año, de forma realista, y plasmarlo en una cartulina grande, como si fuera un mapa del tesoro. “Recorta imágenes, palabras, frases, fotos, etc., que representen aquellos objetivos que has descrito. Es importante que sean logros que aunque no sepas cómo conseguir, sean realistas y posibles”. Pon la cartulina en un lugar visible todo el año.

2. Crecer: Eso que a veces nos da tanto miedo, crecer, se convierte en algo positivo cuando hablamos de crecimiento personal. En este sentido la idea pasa por algo tan sencillo como “conocernos más a nosotros mismos y comprender por qué somos como somos”, lo cual “nos ayuda a perdonarnos, a darnos lo que merecemos y a sacar todo nuestro potencial para lograr aquello que realmente deseamos”.

3. Agradecer: Aunque creamos que en España no somos deportistas, hay un deporte nacional del que todos somos muy adeptos: la queja. Nos encanta sentirnos víctimas y quejarnos constantemente de lo que no tenemos. “Sin embargo, esto no hace más que alimentar nuestras emociones más negativas como la rabia o la inseguridad y nos impide avanzar”. Este año podemos dar la vuelta a esta idea “si intentamos ante cualquier suceso buscar la parte positiva y preguntarnos ¿de esto que ha pasado, qué puedo agradecer?”, seguramente nos haga más consciente de lo afortunados que somos, y nos llevé a crear más fortuna todavía.

4. Da valor a los demás: “Desde pequeños, estamos demasiado acostumbrados a la desaprobación. Criticamos y desaprobamos y estamos acostumbrados a que hagan lo mismo con nosotros a pesar de ser muy tóxico y destructivo”, explica Congost. Cambiar esta dinámica está en nuestras manos, empezando primero por reconocer a los demás. “Te propongo que practiques el reconocimiento, que intentes cada día reconocer a alguien por una cualidad suya, por un logro que haya conseguido o por algo que admiras de esa persona”.

5. Lo difícil lo primero: Tendemos a huir de las cosas complicadas, y a veces, por eso mismo, acabamos atascados. Es otra de las cosas que podemos cambiar este año. “Si eres de los que tienes siempre muchas cosas por hacer, acostúmbrate a quitar del camino lo que más te cueste, en primer lugar. Esto te ayudará a sentirte más liviano y a fluir con mayor facilidad hacia el resto de tareas pendientes”.

6. Dar también es recibir: “A veces estamos tan centrados en nuestras cosas, trabajo, problemas, que nos olvidamos de quienes dan realmente sentido a nuestras vidas. Familiares, pareja, amigos…”. La psicóloga insiste en que es importante que les demostremos con actos, y no solo palabras, que pensamos en ellos. “Ya sea con una llamada, organizar una cena, una visita o con un detalle en una fecha determinada, les alegrará y nos hará más felices también a nosotros”.

7. Dedícate tiempo: Si nos cuesta sacar tiempo para los demás, para la persona que más nos cuesta sacar momentos es para nosotros mismos. Así lo expone la coach emocional Nuria Álvarez, que propone “darnos un respiro, detenernos y permitirnos un momento de tranquilidad, para escuchar nuestras necesidades, atenderlas y no posponer el cuidarnos”. Dedicarse 5 minutos cada día es posible, y además “es la mejor manera de evitar el estrés y la ansiedad tan frecuentes en nuestros días”.

8. Vivir en presente: “Pasamos mucho tiempo centrados en lo que nos preocupa, en pensamientos sobre lo que pudimos haber dicho o hecho ayer y sobre lo que haremos o diremos mañana. Parece que el tiempo se nos escapa y, sin embargo, no hemos vivido el día de hoy”. Si realmente queremos sentirnos más serenos este año, quizás la clave esté en disfrutar más del presente, de las sensaciones de cada momento. “Comenzar a prestar atención a lo que hacemos y ser conscientes del aquí y ahora”, nos permite relacionarnos con la realidad de otra manera”, apunta Álvarez.

9. Pensar en momentos: No dejes que ese día haya pasado en balde. Antes de dormir, piensa al menos un momento feliz que hayas pasado ese día. Una sonrisa, un abrazo, una conversación interesante, el haber probado algo nuevo… Vete a la cama no solo pensando en los problemas y en las angustias, sino en lo que ha hecho que ese día valga la pena. La felicidad más que un estado continúo son momentos, y es que como recuerda la coach emocional “si consideramos la felicidad como una meta o como un estado de euforia o alegría permanente, nos encontraremos en una búsqueda constante de la felicidad… Sin resultado”.

10. Equivocarse es de sabios: Nuria Álvarez explica que otra de las barreras para nuestra felicidad es que la percepción que tenemos del error suele ser negativa. “Cuando cometemos un error, o fracasamos, nos sentimos ridículos, comenzamos a desconfiar de algunas de nuestras capacidades o habilidades, nos enfadamos con nosotros mismos”. Pero cometer errores es algo que forma parte del aprendizaje y de la maduración de la persona. Por ello, la experta insiste en la importancia de “dejar de sentirnos culpables y arrepentidos por cada equivocación o fallo; es agotador y nos hace más daño del que creemos”.

11. Celebra tus logros: Cuando hablamos de cumplir metas, hablamos también de sentirnos felices por realizarlas. Quizás cuando repases el año pasado no debas solo fustigarte por lo que dejaste sin hacer, sino premiarte por todo aquello que sí conseguiste. “No podemos olvidarnos, en este camino hacia la meta, de celebrar los logros que vayamos consiguiendo”, insiste Nuria Álvarez, que para este nuevo año recuerda que “no tenemos por qué esperar al final para premiarnos, los progresos y avances también son importantes, son pequeños éxitos que merecen su celebración”.

12. No busques la felicidad, vívela: “Cuando consiga ese trabajo, esa pareja, gane la lotería, resuelva este problema… Seré feliz”. ¿Te sientes identificado? Esa es la última reflexión que propone la coach emocional: “Dejar de esperar el momento perfecto, el resultado esperado o esa persona que, creemos, traerá la felicidad a nuestras vidas”, porque, según la experta “la felicidad es un camino por recorrer, no un destino al que llegar”. Por ello, Álvarez concluye destacando que el último propósito para este año pasa por elegir ser feliz como una elección personal y no como una cuestión circunstancial. “Creer que podemos (y merecemos) ser felices, incluso cuando no tenemos aquello que anhelamos, es el primer paso para comenzar a vivir la felicidad. Por ello, si decides ser feliz, piensa qué aspectos de tu vida van en contra de esa decisión. Comienza a cambiar o eliminar aquello te impide serlo y fomenta aquello que te hace sentir bien o sí va acorde con tu decisión”.