Los pantalones de mezclilla o “blue jeans” fueron concebidos como prendas de trabajo, pero en la actualidad son una prenda indispensable en los armarios de hombres y mujeres.

La historia de los pantalones de mezclilla data de 1873 cuando Levi Strauss patentó en estados Unidos los “jeans” ideados en un principio como uniforme para los mineros, en color marrón y sin bolsillos traseros. Su concepción como parte de una indumentaria de trabajo, requerían máxima comodidad y resistencia. Con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las prendas unisex más populares internacionalmente, líder en tendencias temporada tras temporada.
Una prenda cien por cien algodón

Los pantalones de mezclilla, más conocido como “blue jeans” o pantalones vaqueros, reciben el nombre por su color característico azul, que dicho en inglés es “blue”. Se trata de una tela de algodón de entramado blanco y azul, conocida y valorada por su gran resistencia. Las máquinas hiladoras transforman el algodón en hilos, algunos de éstos son teñidos con una coloración azulada (originalmente en azul índigo) y se usan en el telar cruzándolos con otros blancos.
La comodidad, resistencia y precio quizás sean las razones del por qué sigue siendo una de las opciones más solicitadas a la hora de vestir. Pero es sin duda su versatilidad y adaptación a las distintas situaciones de la vida diaria la que hacen de esta prenda un ´must´en cualquier armario, femenino o masculino.
Moda imperecedera y con multitud de posibilidades
Hoy en día encontramos un sin fin de colores y diseños que se adaptan a la moda y las exigencias del mercado, aunque en ocasiones sea el propio diseño de los jeans el que marque tendencia. Popularizado entre la juventud, los pantalones de mezclilla se han masificado y extendido a todas las generaciones, y tanto hombres como mujeres optan por esta prenda en todo el mundo.
Otra de las razones fundamentales es la gran diversidad de combinaciones que permite lograr: unos vaqueros con una camisa conforman un perfecto look semi-formal, apto para ir al trabajo o para un paseo de domingo. Mientras los mismos jeans en combinación con un top puede ser la mejor opción de una mujer para salir de marcha.